martes, 20 de julio de 2010

Faithfully

Y ellos me decían que la carretera no era un buen lugar para empezar un proyecto de familia.
¿Y quién quería una familia?
Nadie pensaba en lo que Adrián quería. Nadie. Nadie se había parado a decir, ¿y si el es diferente y no hace lo que hacen todos?
El sabía que nunca lo pensaban. Nunca lo pensarían, y se dijo a sí mismo varias veces que el dejaría de hacerlo, pero fracasaba siempre.
El quería aquellos labios, diciendole: Oh, boy, stand by me... I´m forever yours... Faithfully.

Una fidelidad que traspasaba letras, periódicos y páginas amarillas.
Y que le hacía contestar "I´m still yours..."

Una mezcla entre piel de gallina, un beso frío, unas lágrimas calientes, y un adiós en una carretera perdida.

Y allí estaban. Esperándose el uno al otro.
Su melena al viento, sus sueños rotos.
Sus ojos cálidos, y sus manos fuertes.
Esperándose. Fielmente.

1 comentario:

Itzi Chao dijo...

La verdad me ha gustado mucho este escrito. INtuyo q hay mucho mñas de lo que das a ver, no?Claro que..a lo mejor me equivoco, y de todos modos, si no le diéramos a nuestras composiciones parte de nuestra esencia y pensamientos...NO tendrían sentido no crees?^_^