jueves, 26 de noviembre de 2009

Pies fríos. Magia. Tarea fracasada. Alusiones. Otra estrella.

Sé que cuando se enfrían mis pies, como ahora, me pongo a pensar sin pensar. Quiero decir que pienso en todo lo que no debería pensar. Y recuerdo tardes para recordar. Y recuerdo que ya es demasiado tarde para recordar.
Y recuerdo el presente. Sí, recuerdo el presente. Es pronto para todo, y tarde para cambiar. Como las tardes para recordar.
Y no sé si es bueno. Malo no creo que sea, pues sigo vivo. Aunque no sé si algo que pudiese hacerme evadir de este mundo fuese del todo "malo". Será cuestión de puntos de vista.
Por si acaso intenta matarme, prefiero evadirme pensando en esas tardes.
Y una de esas tardes, casi mágica, y cuanto más mágica, más apartada en mi mente actual, hace que se enfríen mis pies más de la cuenta; cuando me pongo a pensar sin pensar en esa sonrisa, que casi consigue hacerme evadir.

Me duele verte así, día tras día. No me gusta. Me hace sentir inútil. Porque prometí conseguir hacerte sonreír todos los días. Y es una tarea en la que estoy fracasando continuamente.
A ti, que lees sin dejar huella. Supongo que te darás por aludida.
¿Sabes qué? Hay otra estrella más. :)

2 comentarios:

Itzi Chao dijo...

Vaya pasada!n.n Si es que...Que arte tienes joer!n.n :D

Ismael dijo...

¿Otra estrella más? ¿Ahora te das cuenta?
Si brillas con luz propia, tío... :)