sábado, 25 de junio de 2011

Críticas destructivas.

Llevo varios días retwitteando comentarios que suelen dejar a las fans enloquecidas de Justin Bieber por los suelos, con subordinaciones, que en muchos casos, ni ellas mismas entienden.
La verdad, es que tiene gracia, sobre todo cuando más que cebarte con una fan en concreto, te ríes del pésimo gusto musical de unas chiquillas que están en un alto grado de explosión hormonal, y a veces, pre-hormonal.
Les llueven las críticas, y en muchos casos, duras, pero ellas siguen férreas, defendiendo a su ídol@ como si fuera oro en paño, e impertérritas aguantan con maestría (y es que a las jovenzuelas no les queda otra) lo que la gente, en absoluta mayoría, piensa del fenómeno Disney Channel que arrasa en todo el mundo.
No podemos negar que el chico se lo ha ganado a pulso. Y es que es un completo gilipollas.
En el fenómeno Twitter al que todo el mundo se agarra como carro que lleva a la fortuna más inmediata, somos muchos los que como yo no soportamos a Justina, por diferentes motivos. Ya sea por su maldito casco de niño pijo y repeinado, su chulería, su tontería y su pavo tan inmensos, o los que lo valoramos más allá, y es que el muchacho tampoco tiene una voz tan especial, que es lo que más debería importarnos para con respecto de estas niñas que se hacen llamar "Beliebers".
Por que ven en él el estereotipo de niño lindo, cachondo, o como queráis decirlo, y con unos arreglos musicales y letras que robarían los flujos vaginales de cualquiera, y claro, caen. El marketing se encarga de estudiar todo eso.
Y no pasaría nada si fueran unas fanáticas que pudiesen defender lo que sienten, y que no atacasen con insultos personales a la mínima de cambio.
Pero la revuelta de las "Beliebers" es mundial, y en España la lideran niñatas que por su juventud o por su rebeldía contra el mundo, tienen un dedo de frente, y eso dando gracias.
Y sabiendo que caen comentarios desagradables sobre el cantante, responden por vía web por que eso mola y hace que seas más "Belieber" que Juanita, Pepita o Francisca, sin pensar (porque no pueden pensar en eso, son demasiado jóvenes) en la repercusión mediática que alcanza hoy día la red de redes.
Por eso mucha gente, una inmensa mayoría, se ríe de ellas, en especial desde aquel vídeo tan chulo que hiciera aquella pucelana.
Por eso, cada vez que hay una oportunidad, la gente se ceba con ellas, y es que ellas, niñas, como son, se meten con personajes públicos admirados por muchos, cuya repercusión es clara: odio a las niñatas que se meten con mis ídolos. Lo que se viene a traducir en un odio a Justin.
Muchas veces me pregunto, yo, que uso el término #beliebersmojabragas a dar por saco, que les quedará a estas chicas cuando el fenómeno Bieber se haya pasado.
Y lo que es peor. ¿Dónde está su ídolo cuando ellas aguantan lo indecible por él? ¿Dónde está el gran Justin que es lo que es gracias a adolescentes chorreando hormonas, cuando sobre ellas caen piedras, palos, etc? ¿Quién les va a hacer recobrar la compostura que han perdido, hasta la arrastrar la dignidad que puedan tener las pobres muchachas, cuando su fenómeno se marchite entre sexo, drogas y rock'n'roll?
No lo sé. Nadie lo sabe. Lo peor, sin duda, no es el daño que puedan sufrir ahora, cuando todavía están sometidas a la droga que parece ese "efecto Bieber"; lo peor es la brutal caída que les espera después, desnudas de dignidad, de ídolo, de efecto embriagador.
Sin embargo, si no quieren razonar, poco a poco entenderán que la gente que hace chistes con ellas masivamente, querrán dar a entender algo, y es que tienen que pensar más allá de un guaperas de tres al cuarto, y saber que por nadie deberían perder el orgullo y la dignidad.
Me dan, en el fondo, mucha pena. Pero al menos hasta que una de muestras de que siente lo que escucha, cree en lo que es, y no permite sentirse rebajada por algo tan idiota como eso, hasta que una diga que le gusta el cantante a pesar de que tenga arreglos, como casi todos, hasta que una diga que ser una "Belieber" va más allá de ser una mojabragas ridícula que se tira a los leones en internet, hasta que, en resumidas cuentas, una "Belieber" deje de serlo, y comience a hacer entender a las demás que cualquier extremismo es malo, mi #beliebersmojabragas seguirá apareciendo en Twitter.
Y no es que me esté justificando, lo hago porque quiero, y por que siento la necesidad de que esta generación "Belieber" descubra buena música, o música decente.
¿Pasaría esto con fans de Los Beatles, Queen, o Rolling Stones? No, claro que no, porque pese a que no todo el mundo le gustan, todos reconocemos que son buenos, porque lo son. No es populismo. Y ese es el problema hoy en día, obtener una generalización de algo, y que encima sea cierta.
Y es que Justin Bieber no es tan grande como para merecerse que una niña enloquezca por él, cuando él tiene todas las comodidades del mundo y se preocupa de sus fans menos que yo de la ropa que tiende el vecino.

Un saludo a todos.

3 comentarios:

Dreamher. dijo...

Oh, muy bueno.
Título de vetusta morla, eh. Genial.
Por cierto, no sé si sabes quién soy. Soy dreamher, no sé si me recordarás.

Adrián. A. A. dijo...

Creo que sí. No sé si de la cam de la belieber con su hermano cani, o de una con un hermano pequeño pesado. Jajaja!
Un saludo!

Dreamher. dijo...

La del hermano pequeño pesado, sí. Pasate por mi blog si quieres.http://halfserenade.blogspot.com/
Un beso.