martes, 6 de agosto de 2013

Rima XLV. Verbos.


Juguemos con los verbos, amor.
Convirtamos la lección en acción,
en roja seducción, 
en sexo, metáforas y pasión.

Pongamos al azar, "amar",
primera conjugación.
Ámame sin compromiso, sin dudas,
sin miedos, con caricias desnudas.
Ámame en segunda persona del singular.
Rima asonante o consonante
escriben mis dedos en tu espalda, errantes, 
sin plurales, sin rumbo,
para poner en tus labios los míos
y hacer del beso el fin del mundo.

Acabemos con las ansias y el poder,
juguemos con el verbo "querer",
segunda conjugación.
Quiéreme como se quieren dos amantes:
así, con ganas y rápido,
despacio y lento.
Quiéreme como quieren dos caderas 
el compenetrado movimiento.
Suave, sencillo, continuado; 
versos del compás mejor rimado.
Quiéreme a oscuras, sin miedo.
Pero quiérete antes,
no vaya a ser que por querernos
nos quedemos sin ti,
mitad del verbo,
raíz de mis versos.

Juguemos con los verbos, amor.
Convirtamos las palabras en miradas,
las sonrisas en caricias,
los miedos en anhelos.

Juguemos con los lexemas,
con los morfemas.
Pongámonos en contacto,
para dejar en nuestros cuerpos
los pequeños grafemas.

Juguemos con las palabras,
que convierten las miradas en 
sexo, metáforas y pasión,
y convirtamos en acción las bases de la lección,
roja seducción.



2 comentarios:

Rous dijo...

Precioso e intenso, me ha gustado. Escribes muy bien :)

Adrián. A. A. dijo...

Gracias =)